viernes, 1 de julio de 2016

INTERIORES 

ESPERANZA, RAZÓN DE VIDA...

En los tiempos que vivimos necesitamos una esperanza que muchas veces es difícil de encontrar,  este es un mini relato de algo que sucedió o no, pero eso ya no tiene la más  mínima importancia.
Ni en su peor momento pudo pensar que la vida le tendría guardada una sorpresa que iba a cambiar por completo su vida.
Alicia era frágil de carácter,  menuda y con tendencia a la depresión,  desde pequeña se había sentido desplazada, algo en su interior le decía que no era como la mayoría,  en la infancia este sentir la había hecho desgraciada y con dificultad para hacer amistades. Pero ahora desde la madurez mirando hacia atrás veía todo distinto...
Durante muchos años se había creado un mundo paralelo de fantasía al que se abstraía cuando la realidad la asfixiaba,  y últimamente se había hecho adicta a los ansiolíticos porque su propia realidad la deprimia y la agobiaba.
No encontraba ya sentido a su existencia a pesar de estar rodeada de personas que la amaban , pero esto ya no era suficiente.
Una tarde cuando ya no aguantaba más y la realidad caía sobre ella como una losa de piedra de repente vino a su mente un pequeño cofre que se encontraba en el desván y había sido olvidado por "secula seculorum" . Se encaminó lentamente y con curiosidad hacia el extraño objeto que parecía llamarla a gritos desde su escondrijo. Era un cofre con signos antiguos cerrado a cal y canto y lleno de polvo. Soplo y después de despejar la película de mugre que se había incrustado en su superficie,  buscó algún resorte oculto donde pudiese ocultarse una llave, y después de darle varias vueltas por fin la vio, era diminuta y con una forma un tanto especial. Llena de nerviosismo la abrió y descubrió antiguas cartas que hicieron luz a su pasado. De repente todo cobraba sentido..
Alguien desde el pasado le enviaba un mensaje de esperanza, un aliciente a la lucha diaria, a reponerse a las dificultades a ver la vida desde otra óptica y todo ello en una época más difícil de la que a ella le había tocado vivir.
Podría deciros que contenían esas cartas, pero eso ya es otra historia, que puede que algún día os cuente...
MJ


1 comentario:

  1. Gracias , me ha gustado leerte . Espero que sigas

    ResponderEliminar